Quizás te suene más first y second party data. A lo largo de este post te daremos la definición de third party data y te contaremos qué has de tener en cuenta antes de utilizar esta fuente de datos.

El third party data o datos de tercera parte son datos que provienen de fuentes de terceros. Es decir, que toda la información es recolectada por empresas que se dedican a recoger datos y es distribuida por otras organizaciones. Es similar al second party data, pero su diferencia radica en que esta información no pertenece a otra compañía, sino a un proveedor externo.

Generalmente vinculamos el tema del dato a los equipos de marketing. Y es que son uno de los actores dentro de nuestra organización que más se benefician del uso del dato. Estos datos nos permiten ser más precisos en nuestras comunicaciones, personalizar el mensaje y el momento o hacer retargeting, entre otras muchas acciones.

Veamos algunos ejemplos de cómo podemos utilizar este tipo de datos:

  • Descubrir nuevas audiencias: los datos de terceros pueden servir a los equipos para descubrir nuevas audiencias y obtener información complementaria sobre sus comportamientos e intereses. Los datos de terceros son imprescindibles siempre y cuando haya una integración con los datos de primera y segunda parte.

  • Mejorar la toma de decisiones: al ampliar nuestra data con datos de terceros, obtenemos más información de nuestros clientes y clientes potenciales. Y esto nos conduce a mejorar nuestra comunicación y obtener un perfil 360 de nuestras audiencias. Al tener más información de las audiencias hace que aprendamos más de estas y que hagamos que nuestra toma de decisiones sea más eficiente.

  • Predecir patrones de comportamiento: teniendo en cuenta que combinamos todas las fuentes de datos, el third party data nos da información sobre el comportamiento de nuestras audiencias. Si activamos, creamos y entrenamos modelos de (ML), podemos llegar a predecir comportamientos de nuestros clientes.

Si echamos un vistazo a cómo se recoge esta fuente de información, podríamos decir que el third party data es una de las fuentes de información que menos fiabilidad o exactitud nos ofrece para elaborar un perfil de usuario. A diferencia de la fuente principal de datos o first party data (), estos no se recolectan directamente de los puntos de contacto que tiene la organización con sus audiencias. Y además, no hay una relación directa entre organizaciones.

En cambio esta, fuente de datos sigue teniendo algunos beneficios que se deben de contemplar a la hora de abordar una estrategia en torno al dato.

Uno de los grandes beneficios y aspectos del third party data es el gran volumen y amplio alcance de los datos. Gracias a estos datos puedes llegar a conseguir una gran cobertura con relación a tu público y descubrir nuevas tendencias o públicos objetivos. Además, a la hora de comprar datos, buscamos ciertos datos específicos que complementen los datos que ya tenemos. Estos datos pueden venir segmentados por industria o por ciertas categorías específicas.

En cambio, el gran inconveniente de él third party data es la procedencia de los datos. Cuando hablamos de la compra de datos de terceros ya no hablamos de calidad, sino de cantidad. Desconocemos su procedencia pero obtenemos una gran cantidad de datos.

Otra de las desventajas como en el second party data () es que los datos que podamos estar comprando no son únicos y exclusivos de mi organización, están al alcance de todos. Por lo que esta misma data que estoy comprando la puede estar comprando y utilizando mi competencia.

Por ello, es importante verificar la procedencia de los datos. Cuando compramos datos a un proveedor, debemos averiguar y verificar cómo recopilan esta información y de dónde procede. Pero sobre todo, qué tipo de datos nos está ofreciendo. Es imprescindible, ya que estos datos deben ser complementarios a los que ya tenemos en nuestra organización. 

Algunos de los ejemplos más comunes de este third party data es el vinculado a la publicidad programática o publicidad en internet. Es decir, los anunciantes pagan a editores y medios de comunicación online para recopilar información sobre sus audiencias. ¿El objetivo? Recopilar toda la información posible sobre los gustos y necesidades de la audiencia que se quiere atacar, con el fin de dirigir con la mayor efectividad posible los esfuerzos y contenidos publicitarios. 

A lo largo del post hemos podido descubrir que el third party data es un activo valioso para complementar nuestros datos de primera y segunda parte, pero debe ser accesorio y no solo basar la estrategia en esta fuentes de datos.

Mi estrategia del dato no se puede basar solo en third party data, debe haber una unificación entre first, second y third party data, con el fin de tener una visión global de la situación del negocio y de nuestras audiencias. Y más aún, cuando sabemos ya la posición de Google Cloud de eliminar para 2023 las cookies de terceros.

Para convertirnos en una organización data-driven, hay que adoptar todas estas fuentes de datos y trabajar la complementariedad de estas, es la forma en que cobra sentido el big data para empresas

Y ahora te debes preguntar: ¿estoy siendo capaz de unir todas las fuentes de datos de mi organización? Si tienes dudas, escríbenos: estaremos encantados de ayudarte.

Contacta con nosotros:

Al enviar este formulario, confirmo estar de acuerdo y aceptar la política de privacidad.

[Form.SubscriptionText]