El año pasado quedó claro que ser ágil es más importante que nunca. Una organización ágil se mueve más fácilmente al ritmo de las tendencias, los cambios o los imprevistos. Pero ¿cómo puede el sector retail ser ágil? En este artículo, explicaremos cómo la nube aumenta la agilidad de las compañías del sector retail.

Hace diez años, el término cloud se refería principalmente a una ubicación: hacía referencia a la infraestructura en un centro de datos de una organización (externa). Actualmente, el concepto nube también se refiere a una forma de trabajar, conocida como cloud native. Esto no sólo incluye la transición de trabajar en local a trabajar en la nube, sino también el aprovechamiento de las posibilidades únicas que ofrece la infraestructura cloud

Las tecnologías cloud native se han expandido mucho en los últimos años. En esencia, los objetivos siguen siendo los mismos: agilidad y productividad, resistencia y escalabilidad, optimización y eficiencia

Trabajar en la nube es esencial para seguir siendo relevante en el mercado. Permite estar por delante de la competencia, ya que puedes responder rápidamente a los cambios y las tendencias. ¿Qué aporta?

  • Time-to-market: la introducción de nuevos productos de forma más rápida supone un mayor crecimiento 

  • Agilidad: protección y confianza en la implementación y en la seguridad 

  • Reducción de costes: modelos de costes flexibles y la posibilidad de delegar tareas que no están incluidas entre las actividades fundamentales para el negocio

  • Análisis: el uso de herramientas de datos modernas que emplean Inteligencia Artificial (IA) y Aprendizaje Automático (ML) para agilizar los análisis, porque se dispone de suficiente potencia de procesamiento y de modelos preentrenados que no se podrían haber desarrollado de forma manual. 

Las organizaciones nativas digitales adoptan de forma natural las ventajas de esta nueva forma de trabajar, ya que "nacen" en la nube. Las organizaciones tradicionales tienen que adoptar una nueva forma de colaboración. Es decir, implantar la tecnología y la cultura de forma diferente, y a partir de ahí revisar y reinventar los procesos y desarrollar aplicaciones con la nube como punto de partida.

Gracias a este enfoque, la creación de nuevas aplicaciones y funcionalidades se vuelve más accesible, ya que se solucionan los problemas secundarios y los nuevos desarrollos se pueden implementar más rápidamente. 

Además de mejorar la forma de trabajo, la nube puede ahorrarte mucho tiempo. Tiempo que podrás dedicar a otras tareas más valiosas. Un gran número de proveedores de la nube ofrecen servicios gestionados que pueden ayudar a las organizaciones a gestionar la infraestructura o el software de backend.

De este modo, el equipo de TI puede centrarse en el desarrollo de valor en lugar de en cuestiones secundarias como la infraestructura y la seguridad. En otras palabras, el equipo de TI se encarga de los aspectos operativos y realiza pruebas con mayor rapidez, mientras que se reduce el TCO. Esto proporciona ventajas inmediatas en los servicios con elevados ahorros operativos y en servicios que se gestionan en código abierto o son compatibles con código abierto.

Además, la nube puede automatizar las tareas que consumen más tiempo. A través de la nube, podemos aumentar o reducir la capacidad contratada de forma automática según el ritmo del momento. Como se pueden delegar las tareas de gestión, se libera a muchos colaboradores y no es necesario comprar nuevo hardware. Esto hace que haya más tiempo y espacio para otras tareas importantes

Utilizar la nube de forma inteligente y adherirse a una forma de trabajo nativa en la nube son factores importantes para convertirse en una organización ágil y flexible. ¿Tienes curiosidad por conocer todas las posibilidades o estás preparado para transformarte? Nos encantará contarte más sobre una de nuestras principales pasiones: el mundo cloud.

Viaje_Nube.png